croquetas-remolacha

Croquetas de remolacha y queso de cabra

Print Friendly, PDF & Email

Para el aceite de albahaca:
2 puñados de albahaca fresca
jugo de medio limón
3/4 taza de aceite de oliva

Para las croquetas:
500g de queso de cabra fresco, tipo cabrauntar
1 remolacha grande, pelada
2 huevos grandes
3 tazas de pan rallado o panko
aceite neutro para freír

Para el aceite de albahaca, procesa los ingredientes hasta obtener una mezcla homogenea, reservar en la heladera.

Para las croquetas

Rallar en un bowl chico la remolacha, en rallador fino para que se incorpore bien. Apretar en un colador un poco para sacarle líquido, y que queden croquetas más estructuradas. Pasar a un bowl más grande y mezclar con el queso de cabra, desmenuzándolo bien y dejando una mezcla homogénea.

Cubrir y llevar a la heladera por no menos de hora y media.

Dar forma a las croquetas para que queden parejas, y enfriarlas 20 minutos más.

Mientras tanto, batir los dos huevos en un bowl chico, y poner el panko o pan rallado en otro bol.

Pasar cada croqueta primero por huevo y luego por pan rallado, dos veces cada una para darle una buena capa protectora y que no se desarmen en el aceite.

Calentar el aceite a fuego medio-alto. Ir friendo de a tandas, más o menos 2 minutos por lado, hasta que se doren, y dar vuelta. Dejar secar en un plato con papel absorbente, y servir acompañando de aceite y alguna ensalada fresca.

 

Visto en: no vive de ensalada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.